Calefactores y calderas a pellet


En Chile, el uso de pellets como fuente de combustible para la generación de energía es reciente, y no supera los 10 años como alternativa para la industria y uso doméstico.

Tradicionalmente los residuos forestales eran utilizados como combustible ya sea para fuentes de generación térmica y/o eléctrica en aserraderos y plantas de celulosa pero el uso directo, sin mayor proceso de transformación, no tiene las características de energía limpia. Hoy en cambio, este recurso energético cuenta con múltiples beneficios:

-La mayoría de las estufas y calderas de pellets están totalmente automatizadas por lo que funcionan sin necesidad de nuestra intervención, de forma que ellas autorregulan la potencia y se encienden y se apagan solas.

-Es biomasa de C02 neutro, lo que ayuda a evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

-No es peligroso ni produce malos olores.

-Al ser una fuente de energía renovable, las estufas y calderas de pellets están reconocidas como tales por el estado.

-Estos sistemas cuentan con una baja emisión de material particulado y una producción neutra de C02. Son estufas muy eficientes, ya que el pellet tiene un elevado poder calorífico (pueden llegar a los 4,9 kWh/Kg).

-Es más económico. Como referencia aproximada, 20 kg de pellets en el mercado pueden costar aprox. $3.672 (Pellet TECSOL, mayo 2017).

-Incorpora la tecnología suficiente, que no sólo la hace más eficiente en su operación que un calefactor a leña, también incorpora el uso de un biocombustible así un calefactor a pellet alcanzará una eficiencia del 95% en la quema del combustible contra 50-60% de los calefactores a leña. Además, el calefactor a pellets emite menos del 10% de lo que emite un calefactor a leña tradicional, siempre y cuando se respeten las condiciones de operación y el uso de pellet de calidad.

Si sumamos al calefactor, una casa aislada eficientemente se puede llegar a un ahorro en calefacción de hasta 30%.